Otro accidente más

  Me veo casi obligada a hablar, cómo no, del accidente de tren que ocupa noticias, redes sociales y demás sitios estos días.
  Siempre he sabido que la gente es morbosa y le gusta el drama por naturaleza, pero lo que me ha parecido que ya roza el límite de la morbosidad son las publicaciones de cartas de personas a sus familiares muertos en el accidente. Yo las elimino de mi muro en cuanto las veo sin leerlas siquiera, por supuesto.
  ¿Qué le pasa a la gente? ¿Qué necesidad tiene nadie de estar leyendo algo así? Algo que sólo causa tristeza y dolor. Cuando creo que el ser humano no puede asombrarme más va y lo consigue de nuevo, regodeándose en la miseria de los demás.
  Comparto la opinión de que algo así no se debe olvidar, y que debemos luchar porque no vuelva a suceder algo parecido. Aunque desgraciadamente, accidentes hay a diario en el mundo. Pero no sé en qué momento se pasó de luchar por una causa a regodearse en las desgracias ajenas.
  Me parece puro morbo leer esas cartas que circulan por las redes sociales, que encima ni siquiera sabemos ciertamente si son realmente cartas de esos familiares a las víctimas o alguien que se aburría se dedico a escribir cartas falsas y moverlas por la red, que posiblemente sea lo más probable.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores