Mi novela en Amazon

Hoy os traigo el enlace a mi novela que está en Amazon y que podéis bajaros por solo 0,89 euros. 
Espero que os guste si decidís leerla. 

http://www.amazon.es/LA-VERDAD-ebook/dp/B00AYEG61Y/ref=sr_1_3?ie=UTF8&qid=1377160014&sr=8-3&keywords=la+verdad+Mar%C3%ADa+jose+gonzalez

Category: 0 comentarios

Tal día como hoy.....

  Tal día como hoy de 1492 se publicó la primera edición de la gramática de la lengua castellana. Publicada por Antonio Martínez de Cala y Jarava, más conocido como Antonio de Nebrija. Pionero en la redacción de la gramática y del primer diccionario latin-español, ambas en el mismo año, ya que hasta entonces en España sólo se publicaban escritos eclesiásticos. 



  


Además fue historiador, pedagogo, gramático, astrónomo, poeta, profesor en la universidad de Salamanca enseñando gramática y retórica y escritor por supuesto. Fue el primer autor en reclamar derechos de Autor en españa y en todo occidente. 
  







Sus obras: 
- Introducciones latinas.
- Gramática castellana.
- Diccionario latín-español.
- Vocabulario español-latín.
- Reglas de ortografía española.
  
También escribió obras sobre pedagogía, medidas, numeración,etc. 

Category: 0 comentarios

Aniversario de la muerte de Lorca

  Hace hoy 77 años, en la madrugada del 18 al 19 de Agosto, murió fusilado el gran poeta Federico García Lorca. A pesar de que nunca quisó involucrarse en política, los cargos que le imputaron para ser fusilado fueron: " ser espía de los rusos, ser secretario de Fernando de los Rios y ser homosexual". 
H.G. Wells el escritor de obras tan famosas como "La guerra de los mundos" o "La máquina del tiempo" entre otras, preocupado por su amigo Federico envió el siguiente despacho a las autoridades militares en Granada: 
"H. G. Wells, presidente Pen Club de Londres, desea con ansiedad noticias de su distinguido colega Federico García Lorca, y apreciará grandemente la cortesía de una respuesta".
A lo que obtuvo la siguiente respuesta: "Coronel gobernador de Granada a H. G. Wells.—Ignoro lugar hállase D. Federico García Lorca.—Firmado: Coronel Espinosa".
Todo esto después de que Lorca ya había sido fusilado. 
  Leyendo algunas cartas que escribió a su familia o a su enamorado, se puede ver a un Lorca sensible y siempre dispuesto a ayudar a los demás ya fuera con palabras consoladoras o con hechos. 
  Personalmente no he leído toda la obra de Lorca, ya que la poesía no es de mis estilos preferidos, de lo poquísimo que he leído de él he decidido poner aquí un poema que me ha gustado mucho. Además en la imagen podéis ver una carta que Lorca escribió a su familia. 

 LA LUNA ASOMA

Cuando sale la luna 
se pierden las campanas 
y aparecen las sendas 
impenetrables. 
  Cuando sale la luna, 
el mar cubre la tierra 
y el corazón se siente 
isla en el infinito. 
  Nadie come naranjas 
bajo la luna llena. 
Es preciso comer 
fruta verde y helada. 
  Cuando sale la luna 
de cien rostros iguales, 
la moneda de plata 
solloza en el bolsillo.



La carta dice lo siguiente: 

Queridísimos padres y hermanos:
No os podéis imaginar la gran impresión que me ha causado la noticia de la muerte de la pobre tía Rosario ¡qué lástima! A tío Luis le he escrito una carta diciéndole que tiene que animarse pues la vida sigue y no se puede uno detener en la mitad del camino. Me dan gran pena él y Doña Amadora tan dulce y tan desgraciada pues los hijos aunque estén ahora desesperados tienen mucha vida por delante, ¡pero ellos!......
Estuve un día en cama pues me produjo la noticia una gran impresión, ya estoy gracias a Dios tranquilo y yo espero que vosotros lo estaréis igualmente. Que no hablen delante de Isabelita de estas cosas y que cuando esté ella no estéis tristes pues es una niña y no está bien que pudiendo le deis ratos tristes y amargos. Papá que gracias a Dios está mejor es necesario que no se impresione demasiado y se distraiga ¡no hay más remedio! Tenemos una familia muy larga y hay que echar calma, no hay mas remedio.
Yo sé que vosotros habéis sufrido bastante porque la cosa no es para menos pero ahora hay que normalizar la vida.
La carta que me escribió Paquito fue un terrible mal rato para mi pues todas las noticias eran imponentes. He estado tristísimo y lo estoy aunque ya naturalmente sereno.
Don Alberto el presidente de la Residencia quiere que me quede estas navidades aquí para ayudar en muchos asuntos pero yo le he dicho nada porque se que vosotros me necesitaís….pero por Dios os suplico que no os pongáis muy tristes cuando vaya.
Me iré enseguida enviadme el dinero del tren y enseguida me marcho.
Mi libro esta entregado.
Escribidme enseguida.
Adiós besos a todos y abrazos a todos de vuestro Federico
¿Cómo sigue Mercedes?
Espero que las niñas continuarán su lección de piano no incurráis en la barbaridad de suspenderla y considerar la música como una diversión.

Category: 0 comentarios

Seamos felices y no borregos

  He llegado a la conclusión de que la única forma de ser feliz es alcanzando un estado en el que uno está en paz consigo mismo. Las únicas luchas que deberíamos tener son con nosotros mismos en nuestro interior, esas luchas son las que nos hacen saber quiénes somos y qué está bien o mal para nosotros. No deberíamos perder el tiempo dando explicaciones o excusas a otras personas, ya que como dice el dicho "nunca llueve a gusto de todos" y tu lluvia solo debe gustarte a ti, lo que opine el resto son solo eso: opiniones.   
Eres feliz cuando eres capaz de hacer tu vida como tú mismo deseas, sin importarte lo que piensen los demás, sin prejuicios, sin miedos, y con la certeza de que te equivocarás varias veces hasta hallar el camino correcto, el que tú decidas que es tu camino correcto. Sabiendo que todos esos caminos que tomas en tu vida son experiencias y que si pones todo tu amor en ellas siempre serán buenas y constructivas.  
  Si tienes una meta a la que llegar, a la que deseas que te lleven esos caminos mejor. Pero si no la tienes aún no pasa nada, (de hecho descubrir tus metas es una de las partes más divertidas de la vida) mientras sigas andando y viviendo cada momento de tu vida con armonía y amor en tu corazón. 
  Viviendo en una sociedad en la que se le da más importancia y más difusión a las desgracias que a los acontecimientos dichosos creo que es hora de empezar a cambiar nuestra mentalidad. Por supuesto ese cambio debe empezar dentro de cada uno de nosotros, no podemos pretender cambiar el mundo sin antes cambiar nuestra forma de verlo y actuar en este mundo vivimos y creamos. 
  Las comparaciones son odiosas, por eso no las haré, además cada cultura tiene sus puntos buenos y otros no tan buenos. Pero lo que sí recomiendo encarecidamente  es molestarse en conocer diferentes culturas, y no por compararlas entre sí, sino para que cambiemos nuestra forma de actuar respecto a ciertas cosas que quizás antes ni sabíamos que existiera otra manera de hacerlas. Al fin y al cabo el conocimiento es lo que nos hace libres, y por lo tanto conocer otras formas de pensar y actuar nos hará preguntarnos que hacemos bien y que hacemos mal. 

Category: 0 comentarios

Otro pedacito de mi novela "La Verdad".

  - A tu padre lo que le pasa es no sabe demostrar su afecto hacia los demás. Quizás ha crecido en un ambiente en el que dar muestras de cariño a los demás estaba mal visto, que habiendo crecido en este pueblo es lo más probable. Por eso muestra su pena como enfado, que es la única manera que conoce de hacerlo.

  Ahora pienso que Lui tenía razón, a veces las personas no son capaces de mostrar sus sentimientos llegando a frustrarse y herir a los que más quieren.

Category: 0 comentarios

Otro accidente más

  Me veo casi obligada a hablar, cómo no, del accidente de tren que ocupa noticias, redes sociales y demás sitios estos días.
  Siempre he sabido que la gente es morbosa y le gusta el drama por naturaleza, pero lo que me ha parecido que ya roza el límite de la morbosidad son las publicaciones de cartas de personas a sus familiares muertos en el accidente. Yo las elimino de mi muro en cuanto las veo sin leerlas siquiera, por supuesto.
  ¿Qué le pasa a la gente? ¿Qué necesidad tiene nadie de estar leyendo algo así? Algo que sólo causa tristeza y dolor. Cuando creo que el ser humano no puede asombrarme más va y lo consigue de nuevo, regodeándose en la miseria de los demás.
  Comparto la opinión de que algo así no se debe olvidar, y que debemos luchar porque no vuelva a suceder algo parecido. Aunque desgraciadamente, accidentes hay a diario en el mundo. Pero no sé en qué momento se pasó de luchar por una causa a regodearse en las desgracias ajenas.
  Me parece puro morbo leer esas cartas que circulan por las redes sociales, que encima ni siquiera sabemos ciertamente si son realmente cartas de esos familiares a las víctimas o alguien que se aburría se dedico a escribir cartas falsas y moverlas por la red, que posiblemente sea lo más probable.

La princesa prometida de William Goldman

  Hoy antes de nada pedir disculpas por haber tenido el blog un poco abandonado, pero ha sido por motivos de fuerza mayor, no por gusto.

  Quiero hablaros de este libro que me regalo un amigo hace tiempo y que me sorprendió mucho, ya que no suelo leer libros de aventuras pero este me gustó muchísimo por eso os lo recomiendo hoy en mi blog. 
  Buttercup es "la princesa prometida" de la que habla el libro. La bella princesa jura amor eterno a Westley y este parte en busca de fortuna, pero mientras busca riquezas es asesinado por unos piratas.
La bella princesa es obligada a prometerse con el príncipe Humperdinck de Florin, un bruto al cual solo le interesa la caza y la agonía de los animales. Tres hombres, cada uno el mejor en su destreza, son contratados por enemigos de Florin para raptar a Buttercup. En la huida sufren la persecución de un encapuchado que los retará a cada uno en su propio terreno. 

  El final me sorprendió muchísimo, y el libro en sí me tuvo enganchada desde que empecé a leerlo hasta que lo acabé 4 noches más tarde. Me sorprendió mucho como me enganchó este libro y lo mucho que me gustó.   Lo recomiendo encarecidamente, es muy bueno. 
  Espero que os guste!!



Category: 0 comentarios

Vivir en la ciudad

  Llevo un rato ya riéndome yo sola en mi cuarto, no me he vuelto loca no, tengo motivos para reírme.
  Vivo en un piso en la zona universitaria de la ciudad, y cada ventana y terraza de mi piso da a la parte posterior del edificio y de otros edificios (unos ocho en total).
  Llevo un rato oyendo a dos vecinos de diferentes edificios, pero que al estar todos comunicados en sus partes traseras más el eco de hacer un hueco cerrado, todo se oye en magnitud. El caso es que hay una vecina por aquí dando golpes en su terraza mientras arregla algo, no alcanzo a ver el qué, y otro vecino, un chico joven, quejándose por los golpes. Todo esto es, cuanto menos, gracioso. El chico le grita a la señora mayor: “Señora que estamos en exámenes” y la señora le responde: “Sí, sí, tranquilo”, pero sigue dando golpes, a lo que el chico le replica y ella contesta sin parar de dar golpes, y así llevan ya una media hora.
El chico ya harto de discutir ha acabado gritándole: “Dale, dale, dale más fuerte”. La señora ha estado unos cinco minutos más dando y finalmente ha parado, supongo que habrá acabado ya.
No he parado de reírme con todo esto, de hecho he dejado de leer y prestado atención solo a este hecho, que me ha parecido de lo más gracioso por lo irónico del asunto, ya que estos mismos jóvenes que ahora piden silencio para estudiar (a las 12h del mediodía) son los que desde los jueves por la noche están haciendo fiestas en sus pisos y terrazas y no oigo a nadie quejarse por los alrededores.

En fin, como todo, vivir en la ciudad tiene sus comodidades y sus inconvenientes. 

Category: 0 comentarios

El sentimiento es el lenguaje del alma


  Si quieres saber hasta qué punto algo es cierto para ti, presta atención a tus sentimientos al respecto. En tus más profundos sentimientos se encuentra la más grande verdad, nos comunicamos a través de nuestros sentimientos y pensamientos. Pero además a través de la experiencia.
  El pensamiento más Elevado es siempre aquel que encierra alegría. Las palabras más claras son aquellas que encierran verdad. El sentimiento más Grandioso es el llamado amor. Alegría, verdad, amor.   
    La oración correcta no es nunca de súplica, sino de gratitud. Cuando damos gracias a Dios por adelantado por aquello que hemos decidido experimentar en nuestra realidad, estamos  reconociendo que eso está ahí… en efecto. Así pues, debemos orar agradeciendo.
  No debemos condenar todo lo que llamaríamos malo en este mundo, sino preguntarnos qué es lo cada uno considera malo y qué podemos hacer para cambiarlo.
  Debemos preguntarnos: << ¿Qué parte de mí mismo quiero experimentar ahora ante esta calamidad?>>. Porque todo lo que hemos vivido es una herramienta de lo que somos ahora, y todos los acontecimientos se nos presentan como una oportunidad para decidir y ser quienes somos.
  No debemos juzgar el camino de otras personas, puesto que no sabemos cómo calcula el éxito o el fracaso nuestras almas. Es decir, que si para una persona el éxito se base en tener riquezas materiales y para otra se base en tener paz interior, quién decide cuál está en lo cierto y cuál se equivoca, simplemente cada uno sigue un camino diferente. Nadie puede asegurar que su camino sea el acertado y el otro el equivocado. Por tanto, no juzguemos las decisiones de otros que han sido tomadas basándose en sus propias experiencias como nosotros en las nuestras.
  Se nos fue dado el libre albedrío, la oportunidad de hacer lo que nos plazca y experimentar los resultados de ello, y ésta es la mejor forma que poseemos de crearnos a nosotros mismos y Ser quienes Realmente Somos.
  Algo resulta correcto o equivocado sólo porque decimos que lo es. No es intrínsecamente correcto o equivocado. Mediante nuestros juicios subjetivos nos creamos a nosotros mismos; por medio de nuestros valores personales determinamos y demostramos Quienes Somos.
  Si puedes decir al mundo quién eres y en qué crees sin vacilaciones ni indecisiones, entonces eres feliz contigo mismo. 

Category: 0 comentarios

El libre albedrío


Amar,  ser  libre,  feliz,  todo  es  lo  mismo:  Dios,  Energía,  Naturaleza,  Vida...
   Amar  la  vida;  sentir  como  los  rayos  de  sol  calientan  tu  cara,  poder  ver  el  perfecto  baile  de  las  flores  causado  por  el  viento,  y  por  fin  comprender  lo  que  estas  te  quieren  contar  con  su  adonis  movimiento.  Subir  a  lo  alto  de  una  montaña  sin  más,  sin  un  porqué,  solo  porque  en  ese  preciso  momento,  algo  dentro  de  ti  te  ha  hecho  levantarte  del  sofá, ( donde  absorta  contemplabas  el  techo ),  y  comenzar  a  andar  monte  arriba.  Observar  el  pueblo  donde  has  crecido  desde  la  cima  de  la  montaña,  y  en ese  justo  momento  comprender  lo  grandioso  y  extraordinario  que  es  el  universo  que  nos  rodea,  y  la  pequeñez  de  tus  inquietudes,  o  lo  que  normalmente  llamas  “problemas”.  Enfadarte  con  tu  propio  Ser:  insultarle,  exigirle  respuestas,  reflexionar,  llorar,  y  por  fin,  reír,  al  entender  que  las  respuestas  no  solo  están  dentro  de  ti,  sino  que  además  éstas  aparecen  cuando  no  las  buscas.  Despertar,  ver,  oír,  pensar,  comprender,  sentir,  y  cuando  menos  lo  esperas,  ahí  está;  ¡ tu  respuesta ! 
   Libertad;  escuchar  siempre  a  tu  sabio  corazón,  hacer  caso  omiso  de  los  Demonios  que  habitan  nuestra  mente,  estos  Demonios  son  conocidos  socialmente  como:  miedo,  inseguridad,  desconfianza,  vergüenza,  vaguedad,  y  un  gran  etc.,  que  haría  la  lista  más  larga  de  lo  necesario.  Esos  Demonios  que  la  sociedad  se  ha  encargado  de  introducir  en  nuestra  mente  a  lo  largo  de  toda  nuestra  vida,  son  los  culpables  de  que  a  menudo  olvidemos  nuestros  sueños,  y  de  que  al  levantarnos  cada  mañana  de  la  cama  olvidemos  agradecer  lo  vivido  y  lo  que  nos  queda  por  vivir.
   Amar  ( y  no  poseer )  a  otra  persona;  ver  a  esa  persona  vivir,  pensar,  evolucionar,  amar,  sentir,  verle  crecer,  LIBREMENTE.  Ya  que  aunque  tú  no  lo  creas  y  esta  sociedad  en  que  vivimos  lo  haya  olvidado,  NADIE  PERTENECE  A  NADIE.
   No escuches a tu ego, no  escuches  tus  demonios,  olvídalos,  no  existen,  solo  están  en  tu  cabeza,  son  malos  como  su  nombre  indica.  Esos  Demonios  no  te  dejan  Ser,  te  arrinconan,  no  dejan  a  tu  corazón  expresarse,  no  te  dejan  vivir  plenamente,  y  lo  más  importante  no  te  dejan  ser  feliz. 
   Ámate  a  ti  mismo,  confía  en  ti,  olvida  las  normas  y  miedos  marcados  por  la  sociedad,  y  lo  más  importante,  nunca  olvides  que se nos fue dado  algo  muy  valioso:  EL  LIBRE  ALBEDRÍO.    

Category: 0 comentarios

La mentira

¿Por qué mienten las personas? 
Muchos opinan que por la falta de conciencia, muchos excusan sus mentiras en no herir a los demás, otros prefieren mentir a tener que  dar una explicación.... Yo creo que por falta de libertad y por falta de conciencia, pero no la conciencia que conocemos como "Pepito Grillo" si no la conciencia que nos hace ver que somos seres libres, que no debemos explicaciones a nadie y que no somos responsables del sufrimiento de otros al decirles una verdad. 
Cuando entiendes estos factores de ti mismo y tomas conciencia de ellos la vida es mucho más sencilla y basándome en mi propia experiencia puedo decir a boca llena que se vive más tranquilo con uno mismo y se tiene más felicidad. 
La mentira por no herir a otros (excusa tantas veces usada por los que suelen mentir); Basándonos en que uno pregunta algo cuando quiere obtener una respuesta sincera, ¿quién soy yo para decidir si mi respuesta le dañará o no? Si alguien está interesado en saber algo sobre mí y me formula una pregunta, en lo único que me concierne a mí decidir es en si le respondo o no. Si decido responderle, lo haré sinceramente y si esa persona se siente herida por mi respuesta quizás sea porque esperaba una respuesta diferente, pero ese ya no es mi problema. Lo realmente rastrero y miserable es mentir y engañar a otros, y encima darse palmaditas en la espalda por no herirles convenciéndonos de que hemos obrado bien. 
Mentir por no dar explicaciones; Me parece otra excusa sin más. Una de las cosas más maravillosas que poseemos es el libre albedrío, somos libres y no debemos explicaciones a nadie más que a nosotros mismos. Cuando tomemos conciencia de este hecho será más fácil dejar de mentir. La mayoría de las personas dan explicaciones a todas horas a su pareja, sus padres, amigos, etc, basándose en el amor y el respeto que sienten por ellos. Nada más lejos de la realidad, nada tiene que ver el Amor con dar explicaciones. Cuando aprendamos a Amar no necesitaremos pedir ni dar esas explicaciones.  

Category: 0 comentarios

Cuando algo/alguien nos desestabiliza

  Después de varias semanas permitiendo que la situación que me rodea me desbordara decidí, hace un par de días, que se acabó el sentirme abrumada. Alguien me enseñó hace años que somos nosotros los que decidimos cómo sentirnos ante las personas o circunstancias de nuestra vida y lo peor es que sabiendo esto volví a cometer el mismo error de dejarme llevar sin control alguno sobre mi misma. Aunque no me castigo ni me auto-flagelo por ello, simplemente busco dentro de mí para poner solución.
  Así ahora, en vez de dejarme llevar sin control alguno enfadándome ante comentarios o compadeciéndome de mi misma por los grandes cambios que hay en mi vida, he decidido tomar partido  y ser yo quién decida como me siento.
 Como decía mi "maestro" (que a él no le gusta que lo llame así), "La clave está en mirar a todo el mundo con el mismo amor". Tarea ardua pero no imposible, creedme.
  Lo primero que debemos tener en cuenta es que todos somos seres humanos y que para lo que unos está bien para otros puede estar mal. Por supuesto hablo de situaciones cotidianas y comunes, es obvio que a todos nos parece que está mal matar a otras personas, a todos menos a los asesinos claro.
  Pero por ejemplo la mentira; muchas personas mienten a diario de una manera tan natural que a mi personalmente me asombra. Excusan sus mentiras en quedar bien o en no lastimar al prójimo, para mi esto son simplemente excusas ya que yo prefiero una verdad dolorosa que una mentira "compasiva". Pero claro éste es mi punto de vista, no todos pensamos ni sentimos lo mismo. Como la mentira muchas personas se creen con el derecho de ir por la vida juzgando con su dedo acusador, quizás por prepotencia, quizás por cobardía a ser juzgados por otros dedos como el suyo, sea por lo que sea son muchas las personas que viven su vida mirando la de los demás. Pero somos nosotros los que decidimos como sentirnos ante estas mentiras, dedos acusadores o expertos en dejar caer sus opiniones sin que nadie las haya pedido. Yo y solo Yo decido si esto me afecta o no.
  En nuestro interior está la capacidad de permitir o no que esto nos afecte y es tan difícil y simple a la vez como mirar a todas las personas desde todo el amor que habita en nuestros corazones.
  Si conseguimos comprender que sólo nosotros somos responsables de cómo nos sentimos seremos capaces de perdonar y amar a estas personas que tenemos a nuestro al rededor que tanto nos han desquiciado a veces. Incluso con el tiempo contemplaremos asombrados como esas personas irán desapareciendo de nuestra vida, ya que una vez hallamos a prendido a amar al prójimo sea como sea éste ya no los necesitaremos en nuestra vida y ellos mismos se alejarán sin necesidad de que hagamos nada para que esto suceda.
  Si meditamos mirando hacia nuestro interior en lo más profundo de nuestro corazón y nuestros sentimientos veremos que esto es así. No debemos caer en su mismo error juzgando a éstas personas como equivocados ni dejarnos llevar por nuestro ego que muchas veces nos dirá que somos iluminados y que estamos por encima de ellos o a un nivel más alto. Simplemente debemos dejar que el rencor o el odio abandone nuestro corazón para poder llenarlo de amor, humildad y bondad.

Gran enseñanza en pocas palabras



Sólo una gran verdad, de las tantas, 
enseñanzas que nos dejó
Buda. 




El ego (De mi novela "La Verdad")


Nos encanta darnos palmaditas en la espalda cada vez que vemos a alguien que creemos que está peor que nosotros. Vemos a un vagabundo en la calle y le damos unas monedas, orgullosos de noso­tros mismos por haber hecho nuestra buena acción del día. O peor aún, no se las damos alegando que es un vago que no trabaja porque no quiere o que se las gastará en drogas, etc.
La sociedad ha ido creando unas reglas que cree éticas, basadas en el ego y el orgullo, y quien no cumple esas reglas al pie de la letra está loco, o es un vagabundo, o es pobre y un sinfín más de apodos que califican a los que simplemente son diferentes al resto. Cuando vemos a alguien hablando solo por la calle o abrazando un árbol, por ejemplo, nuestra primera reacción es reírnos, "qué loco está" nos dice nuestro ego. Pero si acalláramos a nuestro ego y escucháramos a nuestro ser, a nuestro YO más profundo, éste nos diría cosas bien distintas, por ejemplo: "qué valor tiene, no le avergüenza abrazar a un árbol a pesar de que todos le miran y se ríen". Todos oímos una vocecita en nuestra cabeza que nos habla sin parar y con la que mantenemos conversaciones larguísimas, la diferencia entre el "loco" y el resto es que él mantiene esas conversaciones en voz alta sin preocuparse por la opinión de los que le rodean.



Controlar nuestra ira.


  Cada día de lunes a viernes a las 8:45h de la mañana cojo mi moto y llevo a mi hijo al colegio. Es hora punta, aunque ya no se forman los atascos que formaban hace un par de años, sigue habiendo bastante tráfico, y situaciones que observo a mí alrededor me dejan perpleja.
  Observando al resto de conductores y viandantes deduzco quien llega tarde al trabajo o a dejar a sus hijos en el colegio. Los del segundo grupo me hacen reír, porque los veo corriendo y casi arrastrando a sus hijos a los que llevan cogidos de la mano. Los que llegan tarde al trabajo casi que me asustan. Con estos debo tener cuatro ojos a la hora de conducir, ya que mi hijo y yo vamos en moto con lo que somos más vulnerables.
  Veo a estas personas tan enfadadas desde tan temprano y me apena, si empiezan el día así de malhumorados no quiero ni imaginarme como les irá el resto de la jornada.  Los veo saltándose los semáforos en rojo, tocando la bocina del coche, escribiendo en su teléfono móvil, bajando la ventanilla para insultar a otro que va con la misma prisa y se les ha metido delante sin ni siquiera poner el indicador. De vez en cuando veo alguno limpiándose las fosas nasales y tengo que mirar hacia otro lado para poder reírme a gusto.
  Por todo esto hoy he decidido publicar en mi blog unos simples ejercicios para controlar nuestra ira. Para no dejar que nada ni nadie nos estropee el maravilloso día que tenemos por delante.
  Para ser unos buenos gestores de nuestra ira, debemos ser conscientes de las situaciones que nos provocan ese malestar.
  Podemos sentir rabia y simplemente reflexionar sobre aquello que nos la provoca.
  Nunca debemos actuar de inmediato, es mejor esperar y cavilar la mejor manera de afrontar las causas de nuestro enfado. Conviene ser conscientes de que la rabia no es una emoción negativa, sino que nos ayuda a hacer valer nuestros derechos y a cubrir nuestras necesidades. Es necesario no esperar a que se acumule la ira sino aceptarla, comprender los motivos que la han generado y actuar de la forma adecuada para mejorar nuestra situación.
                          
                                  Como gestionar el enfado.

                                              Atiende a tus necesidades.

  Ser consciente de la ira que experimentamos a lo largo del día es la mejor forma de tener esta emoción controlada. Darnos cuenta de todo aquello que nos molesta, saber qué situaciones o personas son las que nos hacen daño y ser conscientes de nuestras necesidades es la manera más sana de empezar a controlar nuestro enojo.
                                           
                                               Esperar antes de actuar.
  
  Cuando te invada la ira lo más beneficioso que puedes hacer es esperar antes de actuar. Contar hasta diez o practicar unas cuantas respiraciones profundas te ayudarán a controlarte. Alejarse físicamente de la situación conflictiva también puede ayudarte mucho. Tomarte un tiempo de reflexión y calma para analizar cómo te sientes y relajarte, te ayudará a no precipitarte con tu conducta.
  Debemos preguntarnos de donde surge nuestra ira y qué actitud solemos tomar que favorece esa rabia.
                                           
                                                 Transforma la ira en acción.

  Una vez que hemos identificado las causas que originan nuestra ira, debemos aprovecharnos de la energía que nos proporciona este sentimiento para hacer las cosas de forma diferente a como las hacíamos antes. Podemos aprovechar esta energía para decir “no” a algo que nos pidan y que no queremos hacer, o para pedir lo que necesitamos, denunciar algo que nos parece injusto, etc.
  Se trata de transformar nuestra rabia en actitudes y comportamientos nuevos que nos ayuden a vivir más tranquilamente y ser más felices estando en paz con nosotros mismos.
                                     
                                               Sé responsable de tus actos.  
  
  En una situación difícil, con mucha tensión, el impulso agresivo puede arrastrarnos a todos. Nadie desea insultar ni gritar, pero si sucede debemos asumir las consecuencias de nuestras acciones, porque el que recibe nuestra agresión también se llenará de ira contra nosotros y es probable que también se deje llevar por su impulso agresivo.
  Si nos hemos excedido con alguien debemos asumir nuestro error y pedirle perdón, o compensarle de alguna manera por haber actuado de tal manera y haberle incomodado.
                                                
                                                   Disuelve la revancha.
  
  Si otra persona se deja llevar su ira y nos grita o actúa mal contra nosotros, pagar con la misma moneda no es una buena solución, esto no arregla de  ninguna manera el conflicto, ya que actuar con ira solo genera más ira.
  Para disminuir los sentimientos negativos que nos puedan generar, puede ayudarnos pensar que la otra persona quizás lo está pasando mal, que puede tener problemas en su vida de los que no sabemos nada y esto le hace comportarse de una manera tan negativa y agresiva. Todos sabemos que una actitud agresiva no se llega a ninguna parte.
                                             
                                                       Desenmascara el dolor.

  Cuando nos sentimos muy enfadados, nos resultará muy positivo preguntarnos cuánto dolor o cuánto miedo contiene la rabia que estamos experimentando.
  Muchas personas tienen miedo a mostrar su enfado porque piensan que resultarán autoritarias y antipáticas, preocupadas en exceso por la opinión de los demás creen que serán rechazadas.
                                        
                                                Convertir los deseos en realidad.
  
  La preparación de este proceso consiste en cambiar nuestra manera de percibir la realidad, atendiendo a la máxima de que “si no vives como piensas, acabarás pensando como vives”.
  Si logramos ser conscientes de que con el poder de nuestra intención participamos activa y creativamente en la realidad, dejaremos de vivir como robots y adquiriremos un mayor control sobre nuestra propia vida. Una vida que se manifiesta, como cualquier otro proceso de crecimiento, de centrífuga, es decir, de adentro hacia afuera. Al contrario de lo que muchas personas creen o quieren creer, no nos hacen las circunstancias, nosotros creamos las circunstancias desde dentro. Si vivimos de una manera pesimista reafirmándonos en nuestras desgracias y en lo que mal que nos va, es normal que nos vaya tan mal y así seguirá todo hasta que cambiemos nuestra actitud hacia la vida y la realidad.
                                                
                                                          Disfruta el camino.
  
Se trata de ser feliz a través de nuestra renovada visión y compresión del mundo. Es entonces cuando los resultados externos aparecerán como puro reflejo de nuestro interior.
  Por eso el éxito no es una estación de llegada sino un viaje: no es tanto conseguir todo lo que deseamos como sentir la alegría y el optimismo que nos invaden cuando estamos en el camino de lograr aquello que tanto queremos y nos proponemos.
   Albert Einstein dijo: “la imaginación lo es todo;  es la vista previa de lo que la vida va a traer”. Unos le llamaban genio y otros simplemente loco, en mi humilde opinión si Einstein estaba loco, yo quiero estar igual de loca que él.
  Estas palabras de Einstein vienen a decir, a mi entender, que las cosas comienzan a existir desde que empiezan a crearse en nuestra mente. A todos nos ha ocurrido alguna vez, y más de una me atrevería a sentenciar, que hemos estado tranquilamente en casa y nos  ha venido a nuestra mente algún viejo amigo, y de una manera u otra recibir noticias de esa persona a lo largo del día o incluso en el mismo momento en que hemos pensado en él o ella.
  Esto no quiere decir que dejemos de ser realistas y miremos la vida exclusivamente con los ojos de nuestra imaginación. No se trata de sentarnos debajo de una palmera y esperar a que caigan los cocos. Se trata simplemente de cambiar nuestro interior para que cambie nuestro exterior.
  Es la ley de causa y efecto: “Toda causa tiene su efecto y todo efecto tiene su causa”. Nuestros pensamientos y nuestra energía son lo que proyectamos al mundo y lo que nos viene de vuelta. Si estamos lanzando continuamente energía negativa, malos pensamientos, malos actos, etc. No podemos esperar que nos venga de vuelta energías positivas por parte de las personas que nos cruzamos o que todo nos vaya de maravilla en nuestra vida. Esto sería como lanzar un boomerang y esperar que nos venga de vuelta un lingote de oro. 

La Verdad

  Hoy os presento mi novela, La Verdad, que podéis encontrar en Amazon.
  Descubriréis una forma diferente de ver la vida y que a lo mejor os ayuda a ser un poquito más felices. Junto a Clara, la protagonista, quizás entendáis un poco más el universo que nos rodea y el poder de nuestra mente, el poder del perdón y del amor puro sin intereses.
  Espero que os animáis a leerlo y que os guste por supuesto, aquí en este blog podréis dejar vuestra opinión, no sólo del libro si no también sobre lo que voy subiendo aquí, relatos, reflexiones, enseñanzas, etc. También os animo a que participéis vosotros con vuestros pensamientos, sentimientos, cuentos, etc.
  También publicaré algunos de los concursos literarios convocados aquí en España, para los que os animáis a participar, suelen ser concursos de relatos, poesía, cuentos, etc.

Cultivar la humildad


  Aunque parezca una obviedad decir que en 2012 estamos demasiados ocupados, el significado de este hecho tan evidente es motivo de reflexión. Una de las repercusiones de esta situación es que perdemos una enseñanza de inmenso valor: la simple belleza de una acción pura, la que se hace por el placer de realizarla y con conciencia de su propósito manifiesto.
  Cuando hacemos algo por costumbre u obligación, con disgusto o de mal humor, o de manera mecánica, estamos infravalorando nuestra acción. Hacemos la colada de la familia con un propósito, para que todos tengan ropa limpia; pero si añadimos amargura a nuestro trabajo, lo despojamos de su dignidad y nos despojamos de la nuestra. Nos convertimos en lavandero enfadado, demasiado importante para una tarea tan humilde.
  Si hacemos el trabajo con atención, incluso con placer, disfrutaremos de las tareas cotidianas y nos dignificaremos al mismo tiempo.
  Gandhi dijo: “Lo que ofrece la tierra es suficiente para satisfacer las necesidades de cualquier hombre, pero no la codicia de cualquier hombre.”

Reflexiones


  Amar a una persona sin esperar absolutamente nada de ella o él, ese es el verdadero amor.
Por lo general siempre esperamos algo de las personas a las que amamos. Amamos a nuestros hijos y a la vez esperamos que sean obedientes, que estén a nuestro lado al menos hasta que se hagan mayores, que nos correspondan en ese amor que sentimos por ellos y cientos de cosas más que normalmente espera de uno de sus hijos.
  De nuestros amigos esperamos que estén a nuestro lado en las buenas y las malas, que nos ofrezcan su hombro cuando necesitamos llorar como si fuera algo malo llorar a solas. Esperamos que nos quieran al igual que nosotros a ellos.
  Cuando amamos a otra persona como mínimo esperamos que ese amor sea correspondido y si no es así nos deprimimos, sufrimos, lo pasamos mal.
  Esperamos que la pareja que hemos elegido esté a nuestro lado para toda la vida y cuando esa pareja desaparece, se rompe sea por la cuestión que sea volvemos a sufrir, a llorar, a deprimirnos. Y no digamos si es la otra persona la que decide romper esa unión, somos capaces de pasar del amor al odio en un minuto, por lo que eso que decías sentir no era amor, era interés, puro y simple interés.  
  ¿Tan difícil es amar a al prójimo sin más? Sin esperar nada a cambio. Claro que eso nos es difícil por el hecho de que tendríamos que admitir que somos los únicos dueños de nuestra vida. Tendríamos que admitir que sólo nosotros somos los que hacemos nuestra vida, ni mis padres, ni mis amigos, ni Dios, ni Alá, ni como lo quieras llamar, solo yo soy responsable de lo que tengo en mi vida, yo y mis decisiones. Nadie ha dibujado un camino para mí al nacer, nada está escrito, soy yo quién lo va escribiendo mientras voy caminando.
  Pero claro es más fácil sentarse en el sofá de casa y culpar al resto del mundo, al fin y al cabo es lo que nos dicen a todas horas ¿no? En la tele, en la radio, en los periódicos, en internet, en la calle, a todas horas y de todas las bocas posibles oímos que todo es culpa de la crisis, del gobierno, etc.
Realmente es duro admitir que nosotros somos los que hacemos nuestra vida, que aquí hemos llegado únicamente por los pasos que hemos dado. Y ahora, como siempre, esperamos que otros nos resuelvan la vida y nos digan hacia donde debemos ir como si fuéramos borregos, sí realmente es más fácil ser un borrego lo sé, así nos va. 

Seguidores